jueves, 28 de noviembre de 2013

CASO RAFAEL CALDERA-APROXIMÁNDONOS PARA SABER PORQUÉ ESTAMOS DÓNDE ESTAMOS: EN UN BARCO LLAMADO VENEZUELA.

                       

Frases del vulgo y mías.

"...Los hijos heredan las cargas genéticas de los padres y familiares y hasta de los amigos cercanos"

"...Lo que resistes persiste."

"...Nada en la faz de la tierra ocurre por casualidad, todo tiene un orden pautado por la ley de causa y efecto."
__________________

CON LA HISTORIA A CUESTA: Rafael Caldera nuestro de cada día.-

"...El que no es capaz de mirar al pasado y redimir sus errores, lo abrazará un futuro lleno de calamidades y lo perseguirán las mismas maldiciones que carga en su maleta de viaje."rnj.

Lo que vivimos ahora, obedece, a mi sano entender, a la lógica de sentido utilizada por los dirigentes "demócratas", de los 40 y tantos años de "democracia". Esa que construyeron con "el pacto de Punto Fijo" y se fosilizaron en la idea de "fijo" y se corrompieron en la perpetuación del Poder por el Poder.

Los tales demócratas, se engolosinaron y quedaron petrificados contemplándose el ombligo  y no pensaron en las nuevas generaciones, porque se creían la nata de la leche y, además, los nuevos conquistadores eternos. No quisieron mirar más allá, para el siglo que se avecinaba con una avalancha, lleno de nuevas directrices.Eran los herederos de la democracia los que se acercaban y quedaron cercados.

En efecto, estos hombres de la inmediatez y, el de la foto, uno de los principales,  nos dejaron en herencia este infierno de: "resentidos al poder".

A los efectos, hay que señalar,  que,  en esta dicotomía hay cierta lógica, porque de un resentido, no puede venir más que otro u otros resentidos. Y, eso, es lo que heredamos, unos cobradores de deudas ancestrales a mansalva.

Puede fácilmente, observarse que ese escenario, es el que nos rodea hoy. Esa es nuestra palmaria realidad: estamos rodeados de: "deudos en desgracia y de deudas impagables e intangibles pero, no por ello, menos letales ". Un ejemplo conocido es: Jorge Rodríguez - Psiquiatra- que tiene plenas razones para estar resentido y  muy dolido con el antiguo régimen de injusticias. Y, como él, otros tantos, que se hicieron presentes en la rebatiña, a objeto de cobrar con intereses  y hacerse justicia con sus manos.Todo, porque para ellos , la justicia nunca llegó oportunamente.

Resulta oportuno señalar, que en este episodio de la justicia tardía, viene a mi memoria Doña Zenaida Mata, madre de Noel Rodríguez, estudiante de UCV de la escuela de ingeniería,  desaparecido en 1973,  por los cuerpos represivos del gobierno de Caldera, en tiempos de democracia. Específicamente, en el primer gobierno de Rafael Caldera, en el periodo (1969-1974). Doña Zenaida nunca dejó de lado su lucha por encontrar a su hijo y reclamaba a gritos y a llanto batiente, el cuerpo de su hijo. Ella, como todas las madres venezolanas, quería el cuerpo de su amado hijo para darle cristiana sepultura.Tal como se estipula en el ritual que acostumbramos los católicos. Sin embargo, nunca se lo entregaron y apareció después de 40 años, es decir, no fue hasta no hace mucho, que vió cumplido su deseo de enterrar a su hijo antes de morir.

Ahora bien, y esto hay que decirlo con todas sus letras, en estos tiempos hubo mucha persecución y desapariciones forzosas y nadie sabía nada de nada. A la vieja usanza de la dictadura perejimenista la gente desaparecía y los que sabían no hablaban porque aún conservaba el miedo a la tortura y a la muerte.

El odio calderista se hizo sentir, no sólo en las persecuciones de los opositores, también se arremetió en contra de la  academia.Hay que recordar que su mano vengativa intervino la Universidad Central de Venezuela y, así mismo, cerró la Escuelas Técnicas.  El señor se convirtió en un pequeño Atila de la Venezuela Moderna. Esta acción, por cierto, algo contradictorio, si tomamos en cuenta que su titularidad la obtuvo en esa Alma Mater, pero arroja mucho sentido, cuando revisamos su trayectoria y encontramos que su gran frustración es no haber podido lograr la rectoría de la casa que vence las sombras, la UCV y su rectoría incrementaron los motivos de resentimiento.Lo grave de este suceso es que él, eso, no lo perdonaría nunca.

Capítulo aparte es el de su segunda pretensión presidencial, el cual se desarrolla, más o menos, en este orden: Rafael Caldera, el cadáver insepulto de la foto, en un arranque de soberbia y revanchismo, actuó cual Medea masculina venezolana;  tuvo nada más y nada menos, que el tupé de matar a sus delfines.Sí, los sepultó vivos.


Este hombre que pudo haber pasado a la historia por la puerta grande, como el gran constructor y preservador de la democracia venezolana, hasta ese trágico momento, era ejemplo de democracia en América latina, derribó de una patada esa posibilidad.

 Pues bien, este prócer del siglo XX, de un carajazo destruyó políticamente, en pleno circo callejero, que tuvo como testigos las torres del Parque Central, que el mismo construyó y, que curiosamente, han seguido la suerte de la Roma de Nerón, ya que se han quemado de manera misteriosa, al menos dos veces. Pues bien, allí, en ese sitio histórico, asesinó a sus delfines, Eduardo Fernández y  Oswaldo Álvarez Paz. Así, en acto público se auto postuló, candidato a la presidencia de la república y máximo representante del CHIRIPERO.De hecho, fundó un partido llamado Convergencia que asumió a los izquierdista de oficio y pertenencia. Un adefesio político-partidista, que, por cierto, no duraría para contar otra historia y sólo sirvió de plataforma gremial y clientelar, a los resentidos y ambiciosos de siempre, fue útil para los fines subalternos del ambicioso hombrecito-y lo disminuyo, por cuanto, con tal actitud, sólo contribuyó a la destrucción de los partidos que impulsaron la DEMOCRACIA.En este acto deleznable, asistimos a la muerte del pacto de Punto Fijo y al entierro de la alternabilidad de la aún joven democracia.  

Vale decir, qué este líder, que otrora fue un hombre corpulento y de ideas claras, en ese momento, se convirtió en una rémora de lo que había sido, ya que escasamente, podía sostenerse en pie y esgrimir palabra audible e inteligible.Ciertamente, en este tragicómico acto se prestó para representar al Caballo de Troya que necesitaban los partidos de la izquierda para llegar al PODER. Y, fue así,  como se consolidó la entrega del país a los lobos ROJOS.

 Pues bien, este varón látigo de las leyes, tribuno aventajado, fruto de la Casa que vence las Sombras, ex presidente constitucional del territorio en subasta y, para ese momento, cabeza de los cabezas calientes y dirigente del nuevo chiripero; en  el Santo Nombre de  su desmesurada ambición y abrogándose el poder de Padre Padrone- al mejor estilo de la mafia italiana- los condenó y nos condenó  a morir en vida y, a nuestra tierra, con ellos. Al mismo tiempo, mató y enterró también,  a su "amadísimo" partido verde, COPEY, el de la esperanza social y cristiana. Y, desde allí, lo convirtió en  una especie de rojo y escarlata -del rojo al más rojo-.Cómo lo veremos más tarde, en  los arrebatos de calles cubiertas de sangre y miseria.

Por eso, digo: Misterio. ¿Un verde convertido en rojo? Algo huele muy mal en esta tierra de gracia que hoy arrastra su desgracia.

Por cierto, causó extrañeza que este muerto en vida, de ideas fijas y abanderado de la cruzada más religiosa que se puede pensar en la política, se atreviera a hacer alianza con los "desalmados " de la política venezolana; los proscritos por la historia y por decreto, de todos los gobiernos anteriores.Por supuesto, que las reacciones no se hicieron esperar. "… Pecado mortal dijeron los más creyentes, pero se lo tragaron sin masticar" y acá estamos sin poder comulgar con el pecado y la destrucción.

Ojo y aclaro, nunca entendí el porqué en una DEMOCRACIA, se limitara, hasta el paroxismo, la participación de las tendencias izquierdistas. Tal como hemos visto, esta impertinente acción en vez de un remedio se convirtió en una enfermedad de difícil curación.

Ahora bien, en referencia a lo que veníamos señalando, acerca de los partidos de tendencia tan disimiles, ahora reunidos con el símbolo de la mano empuñada de la izquierda, sin ver la fortaleza de la derecha, nos dejó ciegos y sin vista. Esta situación, era inconcebible e impensable. No obstante, pudieron más los vicios:  la avaricia, soberbia, vanagloria, lujuria, ira, orgullo- los pecados capitales- y, otras  perlas, no menos santas, para coronar  a Caldera, como el último presidente que se llevó a la tumba la precaria democracia, esa que él mismo había ayudado, en sus años de ambición primigenia y de cordura, a construir. 

Su segundo gobierno se distinguió por una rareza vegetal y se le llamó el gobierno de los pimentones. Todo eran guisos, comisiones, porcentajes y, ya no quedó para más nadie, pero se implantó el régimen de la corrupción avalada desde el Despacho Presidencial regentado por los hijos del “muerto en vida” que eran los que gobernaban “en nombre de". El desencanto, la desorientación, el desvalijo, la desesperanza, la impunidad, era un caldo de cultivo para desear, “el orden de las gorritas”. El campo quedó minado y los que conocen dónde están colocadas las minas, no son los civiles, aunque sirvan para el mandado.

Acá tengo que citar obligatoriamente, al cantor y luchador uruguayo, Alfredo Zitarrosa:"...Dice mi padre que un sólo traidor puede con mil valientes.él siente que el pueblo en su inmenso dolor hoy se niega a beber en la fuente clara del HONOR." en: Adagio de mi País.

Tal como se observa, Caldera y los recién llegados, hicieron  eso y más. Pero gracias a Dios murió con más pena que gloria, sin embargo, no por estar muerto es menos responsable de lo que siguió después que él sirvió la mesa y colocó el bastimento.

Correlato con los dichos venezolanos, guarda su insípida desaparición revivida por un corriente dicho que dice: “…El que le pega  a su madre no tiene perdón de Dios y se arruina.” Este señor tuvo ruina moral y política, pero nos dejó la ruina total a nosotros, es decir, nos hizo lo mismo que las palomas hacen con las estatuas.

Ahora bien, aquí cavilando, pienso que hasta sería por eso, me refiero a pegarle a la madre, por falta de contención primigenia que nunca llegó a superar, por lo que actuó con tal ensañamiento en contra  de su " madre tierra". Es posible, que esta condición de desamparo maternal, lo haya tornado insensible ante ese tipo de afecto y las pulsiones de muerte lo impulsaran a llevarnos con él a la tumba. Por cierto, cosa imperdonable, en "un letrado, cristiano que ama a su familia y quiere futuro y felicidad para ellos. "..Cosas vederes.” Y hay que ver que, si hemos vistos cosas raras en estos últimos 15 desafortunados, años. Y, ahora, por los caminos del llano, la cosa parece no tener fin, hasta qué y ese qué, no sabemos dónde  y cuándo termina.

Con relación a esto último, este fenómeno se explica porque todo ser humano necesita a su "madre",  la verdadera. Él, por infortunio, me refiero a Caldera,  no llegó a acariciarla y quizás eso lo tornó en un "desmadrado " controlado socialmente, por la adopción, pero cargando a cuesta con el vacío que deja en el inconsciente, la certeza de haber tenido una madre real de carne y hueso, que, sin embargo,  lo abandonó, con su muerte.

La misma “madre” su Casa de Estudios, no lo acogió para ser Rector. También ésta, lo abandonó. No obstante, perdió de vista, como le suele suceder a los neuróticos, que un país entero- su madre tierra- lo ungió como PRESIDENTE, Padre. Pero, en efecto, esa no era la carencia. Por  ello, no se resolvió el conflicto de poder, porque el  asunto era de “amor materno”, no  de él dar amor a los hijos, sino  de recibirlo como hijo.Tal fenómeno y sus letales efectos, a  mi entender, nos dejó desorientados y a la intemperie. Él mismo, era un niño perdido y con mucha responsabilidad en sus manos. Me imagino, sólo imagino,  porque no he leído cómo fueron sus últimos días, que debe haber perdido la memoria, como síntoma y acción resolutoria.

Ahora bien, a manera de explicación sencilla, todo este drama-de ausencia de madre- genera resultados  que se manifestarán en mayor o menor grado en la vida del sujeto y sus círculos inmediatos. De allí, que sí en lo interior existe un reproche emocional, no expresado en el verbo, pero sí en el alma- sentimientos- y sí esto, se traduce en desamor a tu madre de adentro, al final, no amas a nadie ni a nada. Ni siquiera a ti mismo, aunque lo aparentes. Y todo ocurre porque te falta el referencial amoroso real. Por ello, presumo que su engolamiento  de voz y acartonamiento físico, que se tornó en doblez del cuerpo-fractura de la columna- y dificultad en el andar, fuese debido a esa dolorosa carencia. Me imagino, además, que la capacidad motora, por llevar una postura física ficticia, debe haber pasado una factura de silla de rueda.No lo sé, pero lo intuyo que debe haber sido de esta manera.

Este rasgo conductual tiene una razón de ser muy clara. Y es que, sí  la que te da la vida,  por falta o por exceso, también  te la quita- con el abandono- sucede algo muy grande que, se fragmenta dentro de ti y se produce la separación física, con permanencia de la carencia emocional. En tal situación, se crea un hueco que sólo lo llena la madre o la sublimación de la misma. Generalmente, eso te marca con el "despecho", es decir, si te quitan la fuente de vida - el pecho que amamanta-, eres un muerto en vida, aunque no lo aparentes o lo aceptes  y te plantes en delirios de grandeza que ocultan, a la postre, tu pequeñez real  y sentida.En este caso, el ser interno con su memoria celular intrauterina registró la energía correspondiente a la verdadera y faltante progenitora y la cual no se llena con simulaciones o suplantación.

Significa entonces, que si esto pasó así, este hecho, lo marcó de por vida.Cabe concluir que, no le importaba todo lo demás. (Este proceso, lo podría explicar en otro momento, si fuese necesario mediante la Biodecodificación  Genética)

En efecto, pienso en esas voces acosadoras que dentro de él le hablarían de su drama y contribuyeron a  que él llegará a la conclusión íntima de decir que: si  tengo que seguir viviendo, conmigo y sin ti,  viviré con lo que tengo, imaginario o real. Y, de hecho, así vivió, sin madre, pero con nosotros a un lado, con la carga infantil del venezolano que nos hace estira manos  y dependientes.Buscadores de padres a toda costa u costo.

Resumo: este hombre venezolano de nacimiento, pero de origen español, tenía en su haber una condena genética entre "ser, sin querer y deber". Por ello, sumergido como estaba, en tan triste dualidad emocional y racional, apeló a aquel juicio cantinero marcado por el despecho, que reza: "ni para mí ni para otro". Por eso y otros motivos invisibles,  se jugó a la Patria y a Rosalinda con su rancho, su chinchorro y su cosecha; dejándonos desmadrados, sin caballo y en plena sabana y fingiendo que no andábamos desorientados y perdidos como andaba él mismo.

Ciertamente, más tarde que temprano,  se manifestó su verdadera personalidad y actuó en consecuencia, porque: "...No se puede dar lo que no se tiene."

Corolario:

A Caldera, navegante de origen español, le dimos el timón del barco y nos llevó con todo lo que poseía al abismo oscuro de su alma, rumbo  a lo desconocido y, como no sabía navegar, porque no tuvo padre que le dijera cómo ni madre que lo enseñara a compartir con los otros y a conocer sus flaquezas, aún andamos, junto con él, deambulando en busca del "hombre de hierro" y más desorientados que marinero sin brújula. Y, lo que aún peor, del más atrás, sin Rodrigo de Triana para que nos grite  ¡¡Tierra!!.

Pero, hay elementos de mayor relevancia y es el hecho de haberle dejado el mando a otro inexperto que también murió y este a su vez se lo dejó a otro que nunca en su vida había visto un timón. Y así vamos, dando tumbos por el Triángulo de las Bermudas, buscando marineros en una isla de la fantasía que promete felicidad y sólo muestra sangre, carencias y terror.Pero, lo más grave es que no nos hemos percatado, de lo que ya nos habían advertido miles de balseros en desgracia. Ellos a gritos nos decían que esa no es la isla de la fantasía, que esa es la isla del terror. Y, así estamos, paralizados con “el miedo al coco” y, sin asumir, la búsqueda de la Carta que contiene todas las Leyes de navegación que rigen para un barco llamado Venezuela. Allí está,  el número de un código mágico, que según, sirve para pasar al otro nivel del juego de la vida. Es decir, la etapa de la LIBERTAD.

NOTA:
*Este no fue el único que rifó el conuco, tuvo sus ayudantes que irán engrosando este relato...


5 comentarios:

  1. Aunque el análisis pueda contener realidades inocultables refleja una clara visión refractiva de intolerancia política, lo claro es que el "chavismo" solo es el prurito politico de anteriores regímenes, no es una "causa" sino mas bien "efecto" de los mismos, el individualismo y la inmediatez se sobreponen al interés colectivo y de proyección político y social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pancho.
      Cierto, soy actuante-observadora uy sujeto de observación, por lo tanto participante afectada y que afecta la historia. Como hija de esta realidad hay sesgos naturales al platear cualquier opnión, esos que derivan del interés en hacer énfasis en unos hechos y otros no.En este caso, escogí a Caldera por su cuadro psicológico, el fenómeno que se dió con él y lo que vivimos actualmente.Trabajo con la enfermedades de la cultura y por ello, analizo la psique, desde la visión etnopsiquiátrica,que en Caldera es de singular interés por los elementos de su vida que manejo, de buena fuente.Pero, mi interés básico está expresado en mi frase inicial: todo lo que no sanamos se devuelve y nos devora. entonces, es preeciso conocer el antes y el presente para llegar a Trujillo.Gracias nuevamente..

      Eliminar
  2. Raiza pienso que en esta reflexión en voz alta hay dos aspectos muy relevantes. Uno, el asumir las causalidades que vienen de atrás hacia el momento presente, y la necesidad social de reconocer y declarar eso para procurar sanar y normalizar la vida de la multitud que convive en este país. Lo otro es el reconocimiento de que en el desempeño de los seres humanos públicos o que ejercen liderazgos se hacen presentes los rasgos sanos y también los patológicos que llevan muy en su profunda subjetividad. Pienso que estos dos son puntos muy críticos en la búsqueda de fluidez y superación psicosocial para nuestro presente venezolano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcos..
      Muy buena tu opinión. Ciertamente mi formación me lleva por la vía de saber de dónde vienen los elementos que conforman el hacer y ser del individuo en sociedad y cómo esta historia-individual y colectiva- afecta nuestro presente y condicionea nuestro futuro.Tomé un elemento básico de la triangulación familiar porque en mis estudios multidisciplinarios, a la hora de precisar un análisis siempre me encuentro con una pared y a llí dibujada la genealogía.Es fascinante como, sin mucho transitar, llegamos a la celula universal en lo que se refiere a los problemas humanos y el desenlace en lo social.Mucho por decir y mucho por encuadrar de nuestra realidad politica y social.Gracias nuevamente.

      Eliminar
  3. Como dices tu Raiza "Este no fue el único que rifó el conuco, tuvo sus ayudantes que irán engrosando este relato..." me viene a la mente otro difunto, Luis Alfaro Ucero, que al igual que Caldera "devoró a su prole" llámese Claudio Fermín y Antonio Ledezma en un derroche de ambición y egoísmo, comparable sólo con el protagonista de tu escrito, y que para nuestra desgracia contribuyó enormemente a abonar el terreno del desastroso régimen que tenemos hoy en día. Coincido contigo en que mucha de la culpa de lo que padecemos ahora tuvo su origen antes del otro cadáver insepulto, ese que no necesita mayores presentaciones y que debe estar retorciéndose en la quinta paila del infierno.

    ResponderEliminar