martes, 2 de octubre de 2012

LA SIEMBRA DE MIEDO PARALIZA Y ENTORPECE EL ANDAR (el miedo como instrumento del poder)




 





Por: Raiza N. Jiménez/ Rnj


**Anécdota: "...Rabindranath Tagore, era cuidado por un criado que cuando se cansaba de jugar con el niño dibujaba un círculo con tiza en el piso y colocaba al niño en el centro. Antes, le contaba una historia de peligro del Ramayana y le decía: "...Si te sales del círculo , vendrá un monstruo y te devorará." El niño aterrado se quedaba en su círculo hasta el regreso del criado, que borraba la tiza y le permitía salir. Él realmente creía que estaba en una cárcel y sin salida fatal.


Tomando como referencia el ejemplo anterior, nos podemos dar cuenta del tenor mágico de una cárcel, más aún, de las historias fantásticas, llenas de poder psíquico y emocional que, encierran los hechizos dichos con fuerza demandante y convicción, ante alguien que se coloca o está en posición de desventaja ante la fuerza amenazante.El miedo es libre dice la conseja, a lo mejor es verdad o es mentira, lo que sí es cierto, es que, el miedo es la emoción más desagradable, devastadora y esclavizante que existe. De ella nos  aprovechamos todos los que algunas vez nos hemos colocado en postura de poder frente a un otro que visualizamos menos poderoso.Los casos son miles y las consecuencias variadas. La constante es la confianza que depositamos en los ejecutores de tan viles medidas o de aquellos que nos dinamitan con mensajes de minusvalía disminuyendo en nosotros la posibilidad de reacción precisa y oportuna.

He visto con horror a los profetas de la paz, esos que te indican usar tus dos mejillas en nombre de la paz, la concordia o el futuro mejor...Alerta roja, cuando has de andar de rodillas algo huele mal en las alturas.

No  quiero bajo ninguna forma descalificar la intención de quien propicia la paz, sin embargo, la paz empieza con el respeto. Donde hay irrespeto no es posible tener paz. Eso como echarle perfume al mal olor para no sentirlo. Debido al irrespeto, al atropello, a la violencia o al desconocimiento  del otro,  se dan algunas guerras. Y, es que, como es natural, la gente se cansa de que la atropellen. Nadie, " en su sano juicio” aspira a vivir en un clima de terror o maltrato. Hay que estar muy enfermo para subsistir en ese ambiente de maltrato y donde las invitaciones a estar mal son palmarias. . De hecho, la única forma de supervivencia - en un  clima de atropello-  es sacrificar tu sanidad mental y física para, dejarte morir. Un ejemplo de  ello, fue el testimonio dejado por Viktor  Frankl- sobreviviente de los campos de exterminio Nazis-, él tuvo mucho para contar al respecto.Sus testimonio y experiencias de vida lo condujeron a crear, a partir de su regreso de la muerte, los fundamentos de la Logoterapia, que son  justamente, lo opuesto a lo vivido, por este médico judío, en los campos de concentración, los campos de la muerte.Relata que:  lo que te mantiene entre los muertos y los sentenciados a desaparecer, es la vida misma. Pero,aclara,  la vida es soñar, pensar, crear, moverte con riesgos y atreverte a ser; es verte vivo hoy, y  mañana y hacerlo posible. Para ello, se  necesita energía de vida no de prohibición o inhibición, eso es energía de muerte.
Ahora bien , en nuestro caso, cuando alguien te manda un decálogo de contraindicaciones, que contravienen el instinto de vida, sin dudas está  sembrando MIEDO, que a su vez es alienación.  Te está paralizando, te está invitando a obedecer., a hacerte esclavo de un dogma u orden que nada tiene que ver con tu piensas y sientes. El rechazo a lo obligante, es un síntoma preciso de que, algo no está bien, en ti y, menos, en el que pretende invadir tu estancia vital .Es hora de tomar medidas de salvaguarda de tu integridad humana. La esclavitud es un proceso que se va dando en términos de ventajas para el dominante y desventajas para el dominado, es muerte en vida.  Erich Fromm al respecto señala: “…La autoridad irracional tiene que usar la fuerza o la sugestión, pues nadie se prestaría a la explotación si dependiera de sus arbitrio evitarlo.” 

Sí, para paralizar o anular, a un  individuo, hay que sembrarle  miedo, hay que obligarle a decir sí cuando quieres decir NO,  indiscutiblemente, se está frente a un sistema dictatorial, demandante y anulador de conciencias. Y se debe saber que una de las maneras más eficaces de lograrlo es inocularte con el virus del miedo. 
Puedo entender, pero no compartir en absoluto, el mensaje de: No hagas, no vivas, no piense, no veas, y quédate quieto. Para mí, y lo asumo así, el mensaje del miedo es el mensaje de no vivas. Es un mensaje muy peligroso que te invita a desactivar tu energía vital en aras de que algo llamado paz -que no tienes-  llegue. Los perpetradores olvidan decir que, la paz se construye pelo a pelo con la justicia y cuando conoces a qué tienes derecho y a qué le debe respeto. ya estás caminando por la paz. Por otro lado, cuando alguien te dice que te quedes quieto te está invitando a morir en tus intentos de expresarte de habitar tu humanidad. En mi caso, prefiero morir que dejar de pensar con la poca libertad a la que tengo a disposición. No he dicho a la que tengo “derecho” porque cuando estás preso del miedo o preso textualmente, tus derechos también lo están.  
El tan cacareado “Síndrome de Estocolmo” que no es otra cosa que la sumisión de tu vida a las manos, fuerza, dominio y voluntad del que te esclaviza, se vehiculiza de esta forma  y a través del miedo. De esta manera, como tengo miedo me someto a otro u otros y ya no sé quién soy. Desde esta postura soy, en tanto y en cuanto, los que han tomado mi poder me indican qué puedo o no puedo hacer.  Allí, justo allí,  ya he perdido mi arraigo, mi identidad, mi yo, lo que suponía que era. Ahora, mi poder está en manos de quién me manda.
En mi experiencia profesional me he encontrado con mucha gente que anticipa las catástrofes y anda por la vida con un gran miedo-identificado o inidentificado- que no les permite vivir y ni respirar. Por eso, se deprimen y se encierran en sus mutismo, creando un cascarón donde nada entra ni sale. Crean un claustro que los separa de todo y hasta de ellos mismos.  Y ya no salen, no ven lo bonito, porque no les interesa nada, ya están resignados- a- cualquier cosa. Se deprimen, se consumen a su mínima expresión; se contraen, hasta perder contacto con todo y todos . 

A esta alturas es bueno saber que en la depresión las personas tienden a  desaparecer de  la actividad. Las personas usualmente, crean un mundo lleno de fantasmas que, ellos. presumen llegarán, tomarán cuerpo y actuarán en su contra. Una persona deprimida teme a lo irreal, eso,  que luego, se vuelve real sólo en su mente, aunque, algunas veces la fuerza de la energía va creando condiciones propicias para que lo temido aparezca y arrase con lo que quede en pie. De esta manera, tan insufrible se confirma el presagio.  Y, en ese instante, ya ese espectro regirá su vida y lo llevará, poco a poco,  al encuentro con lo temido. que casi siempre. es la MUERTE en sus diversas manifestaciones. 

En tal sentido, el sujeto, de la claridad pasará a preferir la oscuridad, así se garantizará el ver y sentir menos. Se colocará prácticamente, contra las cuerdas, ya está vencido y caerá de rodillas ante los deseos de otros.El amo de su vida y de su muerte.
A ellos les digo: “…Si un hombre sólo puede obedecer y no desobedecer, es un esclavo.” Lo cierto, es que hay deberes y hay derechos.  Pero quien no defiende sus derechos se tendrá que resignar a la esclavitud. Si los soldados que dieron la vida por nuestra libertad hubiesen llevado a cuesta el mensajito de: no respires, no pienses, no hagas, no luches, no hables, no digas", aún seríamos una colonia pobre de España.Mucha sangre corrió para que a pesar de nuestras resistencias fueses liberados, al menos territorialmente, porque, a mi manera de ver lo que pasa actualmente, nos faltó mucha consolidación de carácter, perdones, bondades y conciencia.

 Hoy, desgraciadamente, aquellos hombres de conciencia libertaria han disminuido y, ahora nos tropezamos con unos que avanzan movidos más por la avaricia y la traición; y, por muchos otros que, defienden con la vida su comodidad INMEDIATA y luchan  por glorificar al MIEDO en los hombres de a pie. Lo terrible es que terminan, ambos, siendo tan esclavos como el que más.
Los mensajes de miedo están destinados a formar esclavos emocionales que es la peor esclavitud que se puede transitar. Sin embargo, existe dentro de cada ser humano una esencia vital que- en los primeros meses y años de vida- los mueven, sin darse cuenta, a satisfacer instintivamente sus primeras necesidades, como por ejemplo, a mamar para alimentarse, llorar si tiene frío, calor o dolor. Es decir, a utilizar sus comandos naturales para exigir la premura de una resolución orgánica que le permita satisfacer necesidades vitales. Esa intuición innata,  también se manifiesta a medida que el sujeto crece y sus necesidades básicas se desplazan hacia  otros ámbitos  y van tomando lugar en la vida activa del  de ciudadano libre.  Tal que, el hombre nacido para su expresión libre, al ser esclavizado, es un muerto en vida, muere de mengua..
Alguien podría preguntar: ¿Entonces tengo que tomar el riesgo de morir?   

Respondo: a cierta edad, todo es cuestión de decisión personalísima.
Desde que nacemos estamos destinados a morir, condición sine qua non de morir, es nacer. Cuando no hacemos lo que nos está permitido dentro de los convencionalismos sociales establecidos por la cultura en que nacemos, nos situamos  en una posición de desventaja respecto a los otros del mismo grupo de pares. Los filósofos han dedicado su vida a ilustrarnos respecto a este tema de la vida y la muerte. Sócrates, el filósofo más compenetrado con la esencia de la vida y la felicidad nos indicaba cómo hacerlo. Así, nos señala como primera opción que la posibilidad de ser feliz arranca del hecho simple de “conocerte a ti mismo".  Para?????

Por último, sugiero a los que se prestan para estar psicoanalizando a la  gente que se encuentra en el camino que sean prudentes,  por cuanto, el resultado de ofrecer recetas de miedo puede resultar más dañino que providencial.
NOTA:
Puedo concluir  este escrito con lo siguiente: el gran drama de nuestro país ha sido alimentar en nuestros hombres y mujeres, miedos ancestrales que no tienen nada que ver con su situación actual, ni con los retos de la época que nos toca vivir. Esta siembra de miedo ha contribuido a generar hombres irresponsables, mamecos, oportunistas, temerosos e indecisos que, siguen pegados a las faldas del nido materno y, cuando se emparejan, pretenden seguir en el mismo esquema de “seguridad” que les ha sido trasplantado en el hogar materno-paterno. Sin embargo, son aquellos que han generado este tipo de conducta dependiente, los que esperan  de golpe y porrazo, cambios de  conductas y  actitudes diferentes, como las que exhiben los seres autorrealizados adultos e independientes. En sí, eso que llamamos seres proactivos. Pero, la siembra de la dependencia ha matado las posibilidades de ser autosuficiente y disfrutar del libre albedrío. Se necesita un cambio radical en los roles de cada hombre y cada mujer, para que, desde la postura de ciudadanos, puedan respetar y hacer respetar sus deberes y derechos y alejarse de los chantajes esclavizantes, que consumen en su práctica y esencia los posibilidades de llegar a ser un ESCLAVO. 

Advierto: no se pueden dar nuevas señales de repente y, esperar un cambio radical, sobre todo si se pretende, desde lo anterior, -patrones fijados desde la niñez- forjar  a unos  superhombres  o supermujeres, cuando sólo se han formado seres humanos frágiles y perdidos.
Por eso, la siembra indiscriminada del miedo es NEFASTA…
¿Si alguien pregunta por la prudencia?   Le diré ese es otro tema que puedo desarrollar en otro momento.


______________
**Carlos G. Vallés: NO TEMAS.Editorial Sal Terrae, España, 1995, p.p.18.


_____________________

Comentario del historiador Azael Valero.
Azael Valero “El miedo como instrumento de poder”. Suma cum laude, este su artículo, oh mi carísima Doctora Raiza. Toda esa historia de crímenes de lesa humanidad, de enemigos de la humanidad, fue revisada por el más grande guerrero de nuestra historia, el venezolano Simón Bolívar; y a quien probablemente Usted, le podría imaginar un título “ad honorem” en Psiquiatría; pues, nuestro único Padre de la Patria revisó todas las páginas de la historia política de los pueblos del mundo antiguo y moderno, para venir aquí a “darlo todo por la causa de la humanidad”. En ese orden de cosas, Bolívar tenía que atender a varios frentes al mismo tiempo; siendo los principales, el de la Independencia y el de la Causa de la Humanidad, y la Libertad. Bolívar tenía el cómo saber hacerlo: con el computador de su intelecto privilegiado, con sus riquezas personales, con su especialización en Política, en París, con sus mejores profesores de la época, con sus mejores compañeros de estudio, con sus mejores entrevistas en los mejores restaurantes y hoteles de París y del resto del mundo civilizado. Usted comprenderá, mi carísima Raiza, que un buen guerrero con la sabiduría del Genio Americano, debía conocer muy bien al enemigo, su historia y su ideología.
Ahora bien, los enemigos de la humanidad han utilizado siempre el terror para difundir el miedo; por lo cual se deduce la hipótesis probable que nuestro Genio Americano tomaría en cuenta lo que Usted, en su importante y excelente artículo, lleva a relieve, cito: “La autoridad irracional tiene que usar la fuerza o la sugestión, pues nadie se prestará a la explotación si dependiese de su arbitrio evitarlo”.
De esto se trataba y se trata: de luchar contra la libertad irracional, llamada en política como “libertad absoluta”, y ejercida a través de los gobiernos absolutos que han tratado y tratan de imponer siempre los tiranos. He aquí el soporte principal de la piedra filosofal de nuestra democracia, una realidad derivada de lo humano, llevada al campo de lo político para constituir nuestra República Democrática con la cual pudimos, hemos podido, podemos y podremos luchar por la independencia y por la libertad; atendiendo a dos vías: el de la vía pacífica, diplomática y civil; y el de la vía de la fuerza, por medio del Ejército Libertador, cuyo ideal fue siempre, y debe seguir siendo, el de la Causa de la Humanidad y la Libertad.
Si observamos, por un lado, los pasos de estos “enemigos de la nación” o de “lo humano”, y por otro lado, observamos, también, las actividades de nuestros Primeros Bienhechores de la Humanidad, advertimos de inmediato una lucha entre el bien y el mal. El bien está representado en las luchas de nuestros libertadores y el mal en los atentados en contra de lo humano por parte de quienes han profesado y promovido, profesan y promueven, una ideología radical que ha empleado y emplea el terror para infundir, como Usted, ilustre Raiza, lo apunta en su artículo, “miedo destinado a formar esclavos emocionales que es la peor esclavitud que se puede transitar”.
Su artículo se hace importante y de obligatoria lectura y análisis, porque si tomamos conciencia de la realidad que nos envuelve la situación actual, llegamos a la conclusión siguiente: Con Bolívar, como hombre de confianza de Venezuela, conquistamos, reconquistamos y hemos reconquistado la libertad; y con el mismo Bolívar, como Líder sabio y de confianza en los asuntos de gobierno, podemos nuevamente reconquistarla. Porque su doctrinaria filosofía política contiene todo, y absolutamente todo, para conquistar y reconquistar la libertad en el devenir de los siglos.
Bolívar Identificó perfectamente a los enemigos, se burló de ellos, los volvió unos “pigmeos” políticamente; incluso, los volvió locos en la imaginación que tenían y que ahora tienen para destruir la humanidad. Por una parte, Bolívar describió la cantidad de acciones perversas que estos “enemigos de la nación” habían desarrollado y habían inventado en el mundo. Pero, por otra parte, Bolívar nos dio el ejemplo de cómo combatirlos, de cómo sacarlos corriendo al uno y al otro para derrotarlos. Por ejemplo, el 6 de julio del año 1814, en virtud que los bandoleros o guerrilleros dirigidos por el gran criminal José Tomás Boves, saqueaban ya la población de los Teques, como parte del terror para difundir el miedo, Bolívar pudo haberse quedado con un Caracas organizado, con el fin de responder y tratar de derrotar a tan temido tirano que promovía la libertad absoluta; sin embargo, un venezolano con tan firmes principios y valores como lo era Bolívar, no lo hizo, en bien del Pueblo de Caracas. Por el contrario, alertó y orientó al Pueblo de cómo comportarse a la llegada de ese terrorista y se llevó con él a las principales familias de Caracas, entre ellas parte de su familia y a uno de sus antiguos maestros, Don Miguel Sanz, y le aplicó a sus enemigos la táctica de los partos, que consistió en darse en estampida en forma de huida con el fin de que Boves lo persiguiera, y evitar de esa manera que se vengara del pueblo de Caracas; al mismo tiempo que colocándole, durante su estampida, diferentes formas de combate en diferentes lugares, hasta cuando Boves, en Urica, cayó mortalmente herido en Diciembre de 1814. Otro ejemplo, fue el decreto de guerra a muerte, en el cual Bolívar demostró que no existía miedo por parte de los patriotas para continuar a favor de la libertad. Y así sucesivamente, nuestra historia política está llena de ejemplos de cómo conquistar y reconquistar la libertad, tanto por la vía de la razón como por la vía de la fuerza; con ejemplos, incluso, de cómo vencer el miedo, y otros factores de lucha perversa que utilizan estos “enemigos de la nación”.
Cuando escribo sobre el cómo conquistar y reconquistar nuestra libertad, es bueno señalar que, ya nosotros los venezolanos, y demás países hispanoamericanos, hemos conquistado la libertad porque nacimos constitutivamente libres a través de la democracia; y eso nos costó lágrimas, sufrimientos, sangre derramada, y vidas. Después, se nos ha perdido, como ahora, y hemos tenido y tenemos que reconquistarla. Es decir, nuestra libertad, como escribió Bolívar, “será indestructible en América”. ¡Qué hermosa la libertad de Venezuela, y cuán petrificada está en la historia de la humanidad, mi querida Raiza! De verdad que es de locos tratar de secuestrar la libertad por el engaño y la fuerza.
Para concluir, con esta opinión de su tremendo artículo, nos quedaría por comentar que, se hace indispensable un liderazgo político diferente, que ubique a los ciudadanos en el lado correcto de la historia política de Venezuela, que enseñe y trasmita que el miedo es normal en el ser humano y que, nuestra libertad nació con organizaciones en donde priva el factor humano al factor meramente ideológico o político, con el fin de asegurar “el reino de las instituciones de la República”.
Raiza N Jimenez Rnj Azael Valero CON SU PERMISO COLOCARÉ SU ESCRITO EN EL BLOG DONDE CORRESPONDE..TREMENDO RESUMEN DE LA LABOR ENCOMIABLE DEL HOMBRE QUE DEPOSITÓ SUS SUEÑOS EN DARNOS LA LIBERTAD Y LO LOGRÓ...ES AHORA TAREA DE NOSOTROS NO PERMITIR QUE NOS LA QUITEN...GRACIAS...


3 comentarios:

  1. en politica, sembrar miedo en el colectivo es una de Las principales estrategias para Hanse seguidores. Venezuela actualmente lo demuestra. Donate de casa diez (10) personas que libre en mi taxi siete (7) se expression malo de Chavez y en contra de este Pero de esos tres (3), manifestaban reconsider que tenia cosas buenas. Esos tres tienen el miedo dizfrazado de gracias. Si revisamos la idiosincracia del ser humano el miedo se impone Como arma para ganar respeto. Desde Uy ninos nos lo imponen desde la casa, cuando nos Dicen duermete o viene el coco, center para aca que alli esta un vicho; esa es la tesis del miedo, comienza desde casa, Pero hay personas adultas hoy en dia con miedo activo y con miedo pasivo, activo el que lo impone, y pasivo Quien lo practica. Ejemplo; Los que hoy se calan una cola para comprar z y no Dicen nada, nojoda.

    ResponderEliminar
  2. Darwin habló en un principio sobre la selección natural, creo amiga Raiza, que en tu artículo tú tambien lo haces, aunque de manera menos gráfica. Lo que propones en éste excelente artículo, es que el hombre, debe jugarse la vida si es necesario, para defender su propia deignidad ante los otros. Eso a mi modo de ver es una selección. Cuando Darwin hablo de la lucha del individuo ante las circusntacias adversas de la vida, no reparo quizá en la nueva faceta de combarte, que el mundo conoce desde que lleguó la civilización.

    La más llamada "civilización", es una selva peor que la darwinieana; se confunde autoridad con autoritarismo, humildad con servilismo y quienes no ven la diferencia, o peor quienes se limitan a negarla acabana sucumbiendo entre las fauces voraces de la ambición. Venezuela tardó en mirar de frente a los ojos de la bestia, peoo ahora que lo ha hecho, sabe que no debe dar marcha atrás. Así entendí yo tu artículo.

    ResponderEliminar