domingo, 30 de septiembre de 2012

EL COMUNISMO LA PESTE QUE SE DESPIERTA Y REGRESA CON EL SIGLO.-

Frases famosas en torno a este sistema de fabricar esclavos, muertos de hambre, ruina, devastación, miseria y muerte:

“…Cuando se haya eliminado el peligro comunista, volverá el orden normal de las cosas.” Adolf Hitler

"…Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón." Jorge Luis Borges

Hace 4 años estuve en San Petersburgo y Moscú y, lo que vi no fue muy halagador. El hampa desatada, la gente mayor amargada porque se le acabó la limosna estatal, los jóvenes comiéndose los idiomas extranjeros, para poder abrir sus oportunidades con los turistas, en otros países, en negocios propios y en lo que salga; valido es asaltar y robar a los turista y a los más viejos. De hecho, acostumbro a llevar los lentes con una cinta en el pecho y, en plena Plaza Roja, un joven se me acercó y me los arrancó. Mal recuerdo porque tengo miopía, tuve que esperar llegar a Letonia para encontrar un sitio donde comprar unos lentes de todo uso. Vigilancia sólo en algunas partes y a lo interno de la Plaza, para que los turistas entren confiados y gasten sus dólares en el edificio de los lujos.

Los Metros, que en nada se parecen a las fotos que muestran en internet, son un asco: vagones destartalados por falta de mantenimiento, masas abordando el transporte público, insuficiente. Los usuarios no muestran ningún tipo de civismo y compostura.

Ahora bien, se nota que las instalaciones fueron de una belleza singular y una rémora de la Rusia imperial, en su arquitectura, no obstante, son un monumento a la Revolución Comunista. “Trabajo y Esclavitud” con la hoz y el martillo, presentes en cada espacio visible.

La supervivencia es pública y notoria. En estos momentos, todo lo dejado por el zarismo está en reconstrucción y es lo único decente que pueden mostrar. En esta arquitectura, clásica y lujosa, se afinca el turismo que viene en busca de la historia de Pedro, Catalina y Nicolás. Por supuesto, mención especial merece el brujo o mago llamado Rasputín, quien ha sido merecedor de un pequeño museo de cera que sirve para recabar fondos y para mostrar la trayectoria de su muerte- amén de qu es una estrategia que permite mantener vivo el mito y para darle “ utilidad” al Palacio Yusúpov, escenario del atentado y muerte del predilecto de la Zarina.

Paradójicamente, las iglesias que conté en el trayecto del Puerto de San Petersburgo a la ciudad, suman miles. ¿Dónde queda el opio de los pueblos? Puro dogma vacío y propaganda efectista.

Otro aspecto- paradojal- que llamó mi atención, es la solicitud para la canonización de la familia real. Eso a mi entender, dice mucho del fracaso del sistema, que destruyó y persiguió la creencia cristiana-católica. Por otra parte, además de este dislate, crearon pabellón en honor a la familia real en la Catedral de San Pedro y San Pablo, en la ciudad de  San Petersburgo, es decir en la capital del imperio ruso. Lugar privilegiado donde reposan los restos reales. Por supuesto, se cobra por ver la lapidas de mármol blanco, en  tan santo lugar. yen tdos los otros sitios de corte histórico las tarifas son altas.Se ha instalado un "Capitalismo feroz."

Creo que se haría muy largo el comentario si comenzará a describir las grandes bondades del capitalismo, puesto al servicio de todo público, en la mismísima Plaza Roja. En este lugar, el más conspicuo símbolo del comunismo -Plaza Roja- se pueden ver grandes aviso que rezan: Lancome, Christian Dior, Chanel, Louis Vouitton, y otras excelsas marcas del Capitalismo.

Concluyo que el comunismo, es la más grande de las hipocresías de los últimos siglos. Es el dogma que se esgrime en nombre de un pueblo esclavizado, y que sólo sirve para perpetuar las ambiciones de los más grandes capitalistas, otrora patas en el suelo, convertidos en DICTADORES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario